• Victor Herrera

Historias compartidas: Canasta Rosa y Cargamos



Canasta Rosa es una plataforma que busca el empoderamiento y desarrollo de las mujeres emprendedoras, creando un entorno donde puedan ofrecer a la venta sus creaciones y conocimientos.


Construida por y para mentes creativas independientes, Canasta Rosa ayuda a crecer a las emprendedoras en tres vertientes: Market, el escaparate ideal para ofrecer y vender productos; Inspire, un espacio de inspiración con contenidos curados de blogs y webs sobre decoración, recetas y tutoriales; y Pro, donde se proporciona a las vendedoras herramientas y medios para que puedan convertir sus sueños e ideas en oportunidades de negocio.


Esta plataforma cuenta con dos tipos de envíos: express y standard, disponibles para toda la República Mexicana, y su servicio al consumidor en cuestión de entregas es altamente satisfactorio. Sin embargo, no siempre fue así. Mauricio Dana, COO de Canasta Rosa, relata que la plataforma estaba restringida al uso de modelos que eran poco flexibles, muy estándares, los cuales causaban problemas para las tiendas y, por ende, para la experiencia final de consumo.


Fue entonces cuando Canasta Rosa conoció a Cargamos, el primer startup de México especializado en ofrecer centros de distribución urbanos para optimizar los servicios de logística de última milla de los grandes retailers.


En su encuentro B2B, Cargamos pudo ofrecerle a Canasta Rosa todo un proceso de fulfillment, en el que surte el producto del almacén, lo empaca y lo entrega al consumidor en la puerta de su casa, de forma segura y “a la velocidad de la luz”. También, gracias a la Inteligencia Artificial, le proporcionó una solución de “llave en mano” para gestionar horarios, redes de distribución, rutas y vehículos óptimos para hacer entregas más eficientes.


Canasta Rosa le mostró a Cargamos la manera en que operaba y cómo trabajaba con sus mensajeros, para que este startup fundada en México pudiera brindarle un sistema de logística adecuado para optimizar sus entregas. En cuanto se consolidó la unión entre ambas plataformas, la diferencia fue evidente, ya que mejoró de forma notable su logística, además de que la flexibilidad del modelo de negocio de Cargamos les ayudó mucho a poder manejar los envíos de volumen.


El caso de éxito de Canasta Rosa es un ejemplo de cómo dos compañías se pueden dar la mano para trabajar juntas y conseguir el objetivo más anhelado por los retailers: tener una clientela satisfecha y leal. En palabras de Mauricio Dana: “definitivamente recomendaría a Cargamos, se adaptan para asegurarse de que, al final del día, el cliente tenga la mejor experiencia posible. Queremos seguir trabajando con Cargamos muchos años más”.